resultados
Ciudades más cercanas
    Gusta
    Ver versión accesible en Youtube.
    WishList
    Compartir
    Contenido

    Moscú. Una vuelta a las clases de cultura

    Moscú. Una Vuelta a las Clases de Cultura

    Moscú es inmensa, gigante. El clima la hace gris, pero su vida —¡y qué vida!— social y artística pinta la ciudad de colores vivos. ¿Busca un baño de cultura, pero fuera del eje occidental? Ponga rumbo hacia el este. Tome clases en la capital rusa.
    Moscú — capital de Rusia — alberga en su territorio a unos 12 millones de personas. Es hoy en día una de las ciudades más caras del mundo y una de las regiones con más millonarios por metro cuadrado. En los últimos años se ha notado un esfuerzo para, además de preservar su amplia riqueza histórica, cultural y arquitectónica — Moscú fue fundada en 1147 —, posicionarse al lado de otras capitales mundiales que han concentrado sus esfuerzos en el modernismo y la tecnología. No obstante, es en su antigüedad donde la capital rusa nos conquista y nos enamora. ¿Damos una vuelta?

    Casi todo en el centro, literalmente

    Teatralnaya es el nombre de una estación de metro. Es en ella que debe salir para conocer el Teatro Bolshoi, sede de una de las más antiguas compañías de ballet del mundo. Inaugurado en 1825, fue el escenario del estreno de «El Lago de los Cisnes», de Pyotr Tchaikovsky. Actualmente, los grandes espectáculos nacionales e internacionales pasan por aquí. Conseguir entradas para las actuaciones en el Bolshoi puede ser una tarea ingrata. Pero no se desanime, hay más para ver.

    La Plaza Roja está allí al lado. Y aquí, créalo, tendrá que perder algún tiempo. Uno de los puntos de visita obligatoria es el Mausoleo de Lenin, Fundador de las Repúblicas Socialistas Soviéticas. Este mausoleo sirvió de inspiración a algunas naciones, que construyeron infraestructuras más o menos idénticas, como China (Mao Zedong), Corea del Norte (Kim Il-Sung) y Vietnam (Ho Chi Minh).

    Justo al lado podrá visitar el Museo Histórico del Estado, en cuyo legado se encuentran millones de objetos: desde reliquias prehistóricas que habitaron el territorio ruso, hasta obras de arte adquiridas por miembros de la dinastía Romanov.
    Y sí, nos mantenemos en la Plaza Roja: ahora en la Catedral de San Basilio. Símbolo de la religión ortodoxa rusa, y construida en 6 años —de 1555 a 1561—, es una de las tarjetas postales de Moscú y también Patrimonio Mundial de la Unesco desde 1990. La catedral puede ser visitada. Es más, ¡debe ser visitada!

    También considerado patrimonio mundial de la Unesco, el Kremlin —sede del Gobierno ruso— es una fortaleza situada justo en el corazón de la ciudad. Ocupa unas 30 hectáreas y alberga varios monumentos relevantes en su interior. Erigido durante el siglo XV, es naturalmente una de las principales atracciones turísticas de Moscú. El Kremlin abre al público parcialmente, por ello reserve una hora de su tiempo para este paseo.

    Y listo, ¡basta ya de Plaza Roja! Pero seguimos con edificios eclesiásticos como telón de fondo: tras atravesar el río Moscú por el puente Patriarshy visitará la Catedral de Cristo Salvador. Tal como San Basilio, representa igualmente a la iglesia ortodoxa rusa. Fue abierta al culto el 26 de mayo de 1883, el mismo día de la coronación del zar Alejandro III. En 1931 fue destruida por los comunistas, y fue reconstruida en 2000.

    Museos, una universidad y palacios, perdón, estaciones de metro


    Una visita al Museo Pushkin es obligatoria: además de la belleza del edificio es un crisol de culturas del arte europeo. El mayor de Moscú. Aquí podrá encontrar obras de artistas como Van Gogh, Cézanne, Renoir, Degas, Rembrandt, Picasso o Gauguin, entre otros. La lista de nombres no deja margen de negociación: ¡no podemos faltar a clase!

    ¿Y el arte ruso? ¿Algo que nos remita al pasado artístico de esta nación? La Galería Tretyakov es la respuesta a estas dos cuestiones. Aquí encontrará la mayor colección de arte ruso del mundo: Kandinsky, Malevich, Chagall y Rublev son algunos de los artistas con obras esparcidas por los paseos del museo. Ah, una información relevante: tal como el Pushkin, esta galería cierra los lunes.
    También con la cultura como plato fuerte, recomendamos pasar por la Biblioteca Estatal Rusa, antigua Biblioteca Lenin (de 1925 a 1992) y una de las mayores del mundo. En sus estanterías podremos encontrar más de 17 millones de libros. Si encuentra literatura agradable para algunos minutos de lectura, elija una de las salas con vistas al Kremlin. Casi nos olvidábamos: al lado de la biblioteca encontrará la estatua de uno de los grandes escritores rusos: Fyodor Dostoyevsky.

    Y ya que hablamos de escritores, ¿qué tal si damos un salto hasta la Universidad de Moscú? Es la mayor del país, y fue construida en 1755. Está formada por siete edificios, también conocidos como las siete hermanas. Su magnificencia y relevancia para la investigación y la enseñanza en Rusia merecen una visita.   

    Este paseo por las calles de la capital rusa puede ser hecho a pie o… en metro. Hay quien llame a sus estaciones palacios subterráneos. Y nosotros estamos de acuerdo con la denominación. No es ninguna exageración. Funciona desde 1935 y, diariamente, transporta a 7 millones de personas. Es el tercero más concurrido a nivel mundial, y es solo superado por Tokio (Japón) y Seúl (Corea del Sur). Visite las estaciones de Komsomolskaya, Mayakosvaya o Ploshchad Revolutsii. Hay más, claro, pero visitando estas tres quedará admirado.
    Ocio: un parque y mil opciones

    Los lugares que vamos dejando atrás tienen, por norma general, un trazado común: su antigüedad y lugar en la historia. Continuamos ahora con un parque para relajarnos o hacer un picnic, si la meteorología lo permite, el Parque Gorki, fundado en 1928. Si no damos gran importancia al tiempo frío, podremos aprovechar, en caso de que sea invierno, para disfrutar de la magnífica pista de hielo que ofrece el espacio. Los paseos en barco son otra de las actividades posibles.

    Para una salida nocturna, dejamos tres sugerencias: el barrio de Kitay Gorod, la calle Arbat y Chistye Prudy son auténticos crisoles de cultura. Las mejores tiendas, restaurantes de gastronomía nacional y extranjera, bares, cafeterías y discotecas están aquí reunidos. La elección es, como todo en Moscú, plural. Cierre los ojos y siga sus sentidos.

    Inspírese con nuestras sugerencias

    Explore nuestros destinos

    Moscú
    Rusia Moscú
    Cultura Nieve Romance