resultados
Ciudades más cercanas
    Contenido

    El glamur de Niza y de la Riviera francesa

    El Glamur de Niza y de la Riviera Francesa

    No faltan motivos para visitar la cosmopolita capital de la Côte d'Azur. Desde hace unos dos siglos, personajes notables de todo el mundo pasan aquí sus vacaciones, y hay quien diga que fue en esta ciudad, bañada por las tranquilas aguas del Mediterráneo, que nació el turismo de sol y playa.

    Turismo moderno, historia glamurosa

    Las playas son el más visible atractivo de Niza, pero también existe un legado histórico de una mística de ciudad de élite.

    Rodeada de otros lugares famosos de la Riviera —Cannes, Saint-Tropez y el principado de Mónaco— Niza es desde hace mucho tiempo un lugar frecuentado por las élites y la aristocracia europea para pasar sus vacaciones. A pesar de algunas renovaciones y construcciones modernas, es plenamente visible el ambiente de opulencia y romanticismo que caracteriza la costa sudoeste de Francia: un centro histórico casi inalterado en los últimos tres siglos, edificios lujosos art deco y belle époque francesa, o monumentos barrocos como los que se pueden ver en la Place Garibaldi o en la Place Massena.

    La imagen de «lugar de vacaciones para élites» se confirma también en los alrededores de la ciudad, con una costa en la que se encuentran playas privadas y mansiones habitadas por ricos y famosos. Pero el escenario de lujo está sobrepuesto a una historia atribulada y polifacética. Niza es una ciudad cuya identidad mezcla trazos de diversas culturas del Mediterráneo: fundada por griegos antiguos, tomada por el Imperio romano, integrada en el ducado de Saboya, tomada por los franceses, retomada por italianos y finalmente devuelta a Francia en 1860.

    Actualmente es una ciudad accesible al llamado turismo de masas, pero que se ha adaptado y ha mantenido sus características más atractivas.

     

    Relajarse y pasear en la Costa Azul

    La ciudad disfruta de un clima protegido por los Alpes, con vientos suaves, temperaturas altas y un mar azul turquesa. El Promenade des Anglais o Paseo de los Ingleses, largo paseo marítimo de la ciudad, invita a pasar tardes a orillas del mar, aprovechando las aguas tranquilas y el clima moderado del Mediterráneo, con sol todo el año. Cabe notar que las playas de Niza son rocosas y no arenosas, por lo que se recomienda el uso de sillas. El agua está casi siempre a la temperatura ideal.  

    La mayoría de las playas son públicas; la Plage Publique des Ponchettes es la más conocida, situada cerca del casco antiguo. Existen, no obstante, muchas playas privadas, algunas de las cuales son accesibles mediante pago, con derecho a sombrilla y una de las míticas tumbonas azules.
    Sea como fuere, el voleibol playa, el jet ski, las barcas a pedales y los paseos en barco son diversiones accesibles desde cualquiera de estos lugares.

    Para escapar de las multitudes de turistas, nada como hacer un crucero panorámico a lo largo de la Côte d'Azur. Varios operadores turísticos organizan paseos en barco a lo largo de la costa, proporcionando vistas espectaculares de Niza y localidades vecinas como Villefranche-sur-Mer o Cannes. Se descubren todavía rincones naturales y se admiran las propiedades lujosas de los habitantes famosos de la región.

    Entre la vieja y la nueva Niza

    En Niza, una ciudad antigua coexiste con las nuevas calles y construcciones que atraen a los turistas de sol y playa de la actualidad.

    Parejas en busca de romance, adolescentes con mochilas o familias, todos buscan el Paseo de los Ingleses para observar la puesta de sol y recibir la brisa del mar sentados en una tumbona azul. En esta zona se encuentran algunos de los mejores hoteles y también el Palais Massena (el principal museo de la ciudad) y la Ópera de Niza. 

    Pero la Place Massena, muy cerca, fue objeto de una gran renovación, y es la zona conocida informalmente como «Ciudad Nueva». A partir de una de las diversas calles que salen de esta plaza llegamos a la actual zona noble de comercio, donde se encuentran los mejores restaurantes,  tiendas y galerías comerciales. En esta zona podemos visitar también el MAMAC (Museo de Arte Moderno y Contemporáneo) y otros espacios culturales.

    No faltan parques. El Promenade du Paillon, recientemente renovado, alberga un excitante y extenso jardín botánico justo en el centro de la ciudad. El parque está equipado con instalaciones culturales y de entretenimiento, parques infantiles y un templete para música al aire libre. Para una experiencia más clásica y un picnic tranquilo, puede pasar por el Parc du Château: situado en una colina cerca del centro histórico, el lugar incluye un castillo con siglos de historia y unas vistas verdaderamente deslumbrantes de la ciudad.

    Puede sumergirse a continuación en la Ciudad Vieja (Vieux Nice). Al contrario que la Ciudad Nueva, que se caracteriza por espaciosos y modernos bulevares, el centro histórico de Niza está hecho de calles estrechas y antiguas, y también de plazas y mercados animados, cafeterías y bares. El barrio se mantiene casi inalterado desde el siglo XVIII. El recorrido puede empezar en la Place Rossetti, incluyendo visitas de monumentos como la catedral de Sainte-Réparate y la barroca Chapelle de l'Annonciation (también conocida localmente como Capilla de Santa Rita). 

    Perdido en medio de calles estrechas se encuentra también el Palais Lascaris, una mansión del siglo XVII repleta de obras de arte flamencas, pinturas y tapicerías. No deje de tomar un café en la CoursSaleya; o una copa, dependiendo de la hora. Después de cenar, las calles de la vieja Niza se llenan de gente joven en busca de diversión. Aquí no faltan bares y tabernas en las que saciar la sed durante toda la noche.

    Para una noche más moderna o refinada, las alternativas incluyen la renovada zona portuaria con sus nuevos restaurantes y bares, o una visita a uno de los casinos locales.

    Cultura junto al mar

    Siendo la quinta ciudad más grande de Francia, Niza es una vibrante y lleno de sitio de la actividad cultural. No faltan museos y monumentos, desde el MAMAC y el Théâtre de la Photographie et de l'Image en la Ciudad Nueva, hasta los ya mencionados Palais Lascaris y catedral de Sainte-Réparate en la Vieux Nice. 

    Para espectáculos, nada como ir a la Opéra de Niza o salas como el Théâtre Lino Ventura y el Palais Nikaïa, con programaciones que incluyen teatro, danza, conciertos de música clásica o grandes eventos de pop-rock. 

    Lugares como el Théâtre du Pois Chiche y el Théâtre Francis Gag reciben esencialmente a bandas y grupos de teatro locales. No es raro asistir a un espectáculo interpretado en nizardo, el dialecto de la región, emparentado con el provenzal que se habla en el sur de Francia. La actividad cultural se ve también estimulada por su proximidad con Cannes, la capital europea del cine.

    Finalmente, cabe recordar que Niza fue la última morada de Matisse, uno de los pintores y artistas plásticos más importantes del siglo XX. El artista pasó sus últimos años en el edificio Regina, en la zona de Cimiez, que llegó a ser la casa de vacaciones de la reina Victoria en el siglo XIX. A 2 km al norte del centro encontramos el Musée Matisse, cuya fascinante colección incluye varias de sus pinturas, esculturas y los famosos collages de papel cortado que caracterizaron los últimos años de su obra.

    Inspírese con nuestras sugerencias

    Explore nuestros destinos

    Niza
    Francia Niza
    Playa Vida nocturna Romance