resultados
Ciudades más cercanas
    Contenido

    La hija de la Ilustración

    La Hija de la Ilustración

    El título de «ciudad de la luz» no es casualidad. Históricamente, la ciudad fue pionera en las innovaciones culturales, sociales y científicas. Cuando vaya a París, lleve con usted estas ideas para viajar por el arte a través de los siglos.

    Desde la Venus de Milo hasta los surrealistas

    La mayor ciudad de Francia tiene una red fabulosa de museos y galerías. La primera etapa obvia será en el Louvre, situado en el corazón de la ciudad. El acervo de arte y arqueología es inigualable y abarca todos los períodos de la historia. ¡Recorrerlo es una larga tarea! Y está todo el palacio en sí: ¿sabía que ya ha sido residencia de la monarquía francesa?

    Después está el resto, que es inmenso

    Como el Centro Georges Pompidou, proyecto revolucionario en la arquitectura de la zona de Marais y con más de 60 000 obras de arte contemporáneo. Tras ver la Mona Lisa de Da Vinci en el Louvre, aquí puede encontrar también la versión irónica de Marcel Duchamp.

    Instalado en una antigua estación de ferrocarril, el Musée D’Orsay impresiona tanto por la grandiosidad del edificio como por la colección de pintura y artes plásticas del siglo. Van Gogh, Renoir, Degas y Monet forman parte de este itinerario, y las colas no suelen ser gigantescas.

    Las obras de escultor y autor de El Pensador de Rodin son el Museo Nacional, mientras que el moderno Museo del Quai Branly, dedicada a la etnología y otras civilizaciones. ¿Y el mayor museo de ciencia de Europa? Es el futurista Cité des Sciences et de L’Industrie, un poco más lejos del centro, en el Parc de la Villette.

    Fachadas con historia

    Recorrer los museos ya da una buena perspectiva de la riqueza arquitectónica de París.

    Pero no se queda en eso. El viaje continúa por los diversos estilos y no solo en el esplendor barroco del palacio de Versalles.

    En la era medieval, la Île de la Cité sale favorecida. Allí están la Conciergerie, antiguo palacio real, tribunal y prisión; y la famosa catedral de Notre-Dame, construida en el siglo XIII.

    La influencia renacentista sobresale en el Hotel de Ville, edificio del ayuntamiento. El Arco del Triunfo y el Panthéon son verdaderas joyas del estilo neoclásico. La Torre Eiffel, símbolo máximo de París desde 1899, y el Grand Palais representan el periodo art nouveau durante la «Belle Époque».

    Ya en el siglo XX, solo en 1914 se finalizó la construcción de la basílica del Sagrado Corazón, en Montmartre. A pesar de ser reciente, se inspira en el antiguo estilo bizantino, en especial en la catedral de Santa Sofía de Estambul. En lo que respecta al modernismo, este se manifiesta en el Pompidou y en la Cité de la Musique.

     

    La pasión de los libros

    Estamos en el país con más premios Nobel de literatura. Son quince en total, incluyendo Patrick Modiano, el vencedor de 2014. Incluso existe un itinerario parisino para seguir las huellas de grandes escritores, franceses y extranjeros.

    Entre muchas opciones, destaca Shakespeare & Company, homenaje a la librería original en la que en los años 20 del siglo pasado se reunían personajes como James Joyce, Hemingway y Ezra Pound. Hoy en día está situada en la 37 rue Bûcherie.

    En el Museo Carnavalet, una reconstrucción de la habitación de Marcel Proust muestra el ambiente en el que fueron escritos los siete volúmenes de En busca del tiempo perdido.

    Y es imposible escapar a una visita a las casas de dos gigantes del siglo XIX: la de Victor Hugo, en 6 Place des Vosges; y la de Balzac, en 47 Rue Raynouard.

    Para los oídos

    Debussy, Ravel, Berlioz y Bizet son los grandes nombres de la música clásica francesa, que está presente con grandes producciones en la Opera Bastille, Théâtre du Châtelet y Cité de la Musique.

    La música contemporánea se muestra a través de los eventos impulsados por el centro experimental IRCAM. En Le Zenith, donde se grabaron muchos álbumes en directo, se realizan los mayores conciertos de tendencia actual. Y, cómo no, en verano, el ineludible festival Rock en Seine.

    Molière y compañía

    Los escenarios forman parte del encanto parisino. Comédie-Française, Bobino, Mogador y Gaîté-Montparnasse son algunos de los principales escenarios de teatro clásico y contemporáneo. En el Palais Garnier, antiguo edificio neobarroco, se representan también obras de ballet.

    El tejado con el molino rojo del Moulin Rouge, en el barrio de Pigalle, es inconfundible. El espectáculo de cabaret es probablemente el más famoso de la ciudad.

    Inspírese con nuestras sugerencias

    Explore nuestros destinos

    París
    Francia París
    Cultura Romance Compras