resultados
Ciudades más cercanas
    Contenido

    Navidad en Zúrich

    Navidad en Zúrich

    Zúrich tiene todo lo que podemos desear por Navidad: nieve que cubre generosamente los tejados, la magia en todas las esquinas, el reconfortante olor a canela del delicioso vino caliente, las bonitas luces que iluminan artísticamente las calles, los cánticos solemnes, los mercados y villas navideños que nos trasladan a la inocencia de nuestros sueños, y los árboles de Navidad, claro. ¿Damos un salto hasta allí? Entonces meta en su maleta de viaje alguna ropa caliente y ganas de ser feliz.

    ¡Navidad, eres muy bienvenida aquí!

    La ciudad se viste de gala para recibir la época. Aquí, la Navidad llega oficialmente cuando se encienden las luces navideñas. Y no son unas luces cualesquiera, incluso tienen nombre propio: se llaman Lucy, como en la canción de los Beatles, Lucy in the Sky with Diamonds. Y sí, brillan como los diamantes y se iluminan para que todos las vean en la famosa calle Bahnhofstrasse, una de las más dinámicas de Zúrich. Es una ocasión especial que nadie quiere perderse. La gente se junta, con alegría y espíritu de compartir, para dar la bienvenida a esta época.

    Después de encender las luces, con pompa y circunstancia, hay que saber recibir a… ¡Papá Noel! Y Zúrich es una ciudad que sabe recibir muy bien, sobre todo cuando se trata de alguien tan simpático y generoso. El momento que marca su llegada tiene lugar también a lo largo de la Bahnhofstrasse, y en forma de un animado desfile (el Samichlaus). Como cualquier desfile que se precie, hay música en directo, diversión, alegría y mucha fantasía. ¡Se marca si la tónica para el resto de la festividad!

    Mercados y pueblos navideños por todas partes!

    Hay muchos mercados y pueblos navideños entre los que elegir, y normalmente empiezan a abrir sus puertas a finales del mes de noviembre. En Zúrich, la existencia de estos lugares temáticos no es una tradición tan antigua como en Alemania; no obstante, cuenta ya con algunos años y goza de gran popularidad. Estamos en invierno, por ello sugerimos que los visite con una copa de Glühwein (vino caliente tradicional) en la mano: es una especie de tradición para calentar corazones y sienta muy bien!

    El mercado más antiguo de Zúrich está en Niederdorf, en el casco antiguo de la ciudad. Un paseo por esta feria navideña, tan acogedora y tradicional, nos traslada de inmediato a la esencia de la época. Es incluso probable que, al visitarla, pierda la noción del tiempo, ya que hay mucho por ver, regalos para elegir y manjares regionales irresistibles para probar.

    Sí, en Suiza uno de los puntos fuertes de los mercados y pueblos navideños es la gastronomía típica y las bebidas reconfortantes, que están siempre a nuestro alcance. Le proporcionamos algunas sugerencias: las galletas tradicionales, el dulce ponche de miel y manzana, el maravilloso chocolate caliente, las fondues de queso que se deshacen generosamente en nuestras bocas, las famosas raclettes (plato con varios quesos derretidos) que nunca olvidaremos, las apetecibles crepes y los gofres atrevidos. Es una auténtica celebración de sabores y lo más difícil es elegir entre tantos.

    También en el circuito de los mercados, le sugerimos ahora el más central y uno de los mayores mercados cubiertos de Europa. Se encuentra en la Estación de Hauptbahnhof y no solo recibe a quien llega en tren, sino que también da la bienvenida a la gente que llega de todas partes. En sus más de 150 stands, reúne obras de artesanía, productos típicos suizos, especialidades gastronómicas que miman constantemente nuestro paladar y las más diversas y creativas ideas para regalos. Aquí cabe todo lo que es excelente e incluso hay espacio para las más diversas manifestaciones artísticas relacionadas con la Navidad.
    Todos los años, ofrece a los visitantes un deslumbrante espectáculo de luces. Posee un tiovivo lleno de color creado para los más pequeños, con un ángel volador suspendido en el techo y… música, ¡claro! Dando brillo a todo ello, en este mercado podrá encontrar un árbol de Navidad de unos 15 m, decorado con más de 7000 cristales Swarovski. No es casualidad que sea uno de los más visitados de la ciudad. 
     
    Otro lugar encantado que le sugerimos es el mercado de Rapperswil-Jona, situado a orillas del lago Zúrich, y uno de los mayores del país. Una vez más, es un rincón que emana magia y nos recuerda los más bonitos cuentos de Navidad. Tiene un toque particularmente romántico y ofrece una programación cultural pensada al detalle para la época y capaz de agradar a gente de todas las edades.

    Tradición a la luz de la Navidad

    La Navidad es luz e invita a la reflexión y, en Zúrich, hacer velas en un ambiente tranquilo y de paz forma parte de la tradición. Todos pueden crear la suya y llevarla para casa como recuerdo. Puede sumarse a esta experiencia en Bürkliplatz, en un pabellón transformado en taller a tal efecto. Además de ser un lugar para estimular su creatividad, el ambiente alrededor le invita a meditar, algo que cobra sentido estos días.

    Hace más de medio siglo que el río Limmat (que divide a la ciudad) es el escenario privilegiado para uno de los momentos más bonitos de Zúrich. Si se encuentra cerca, es algo que le encantará ver. Es el Lichterschwimmen, un evento lleno de luz, en el que centenares de pequeñas velas, elaboradas cuidadosamente por niños, son lanzadas al río con mucho amor. Después de lanzadas, en forma de pequeños barcos, siguen el cauce del río al compás de la corriente y proporcionan un espectáculo digno de admiración. Es así como la ciudad desea buenas fiestas a sus habitantes y a quienes la visitan.

    Y se escuchan los cánticos en todas partes

     Acompañan, con afinación, el espíritu que se encuentra en las calles y resuenan en los sitios más improbables. Es el caso de un árbol de Navidad muy especial que podrá encontrar en la Werdmühleplatz. Es, sin duda, una atracción única. Imagine que, en los lugares en los que debería haber bolas y adornos navideños, se encuentran pequeños cantantes alineados graciosamente en un escenario vertical, listos para ofrecerle una noche de canciones navideñas inolvidables. Es uno de los puntos de la ciudad que reúne a más gente alrededor en esta época del año. Tome nota, porque no querrá perderse esta experiencia.

    Pero hay otras experiencias musicales interesantes: le sugerimos, por ejemplo, que acuda hasta la Casa de la Ópera de Zúrich, en la Falkenstrasse. Todos los días, los visitantes pueden asistir gratuitamente a conciertos, de aproximadamente 15 minutos cada uno, ofrecidos por la orquesta filarmónica de la ciudad e incluidos en el programa pensado para el calendario de adviento.

    ¡Es Navidad, hay nieve y hielo!

    Y, cómo no, hay varias pistas de patinaje esparcidas por la ciudad: ¡estamos en Suiza! Son lugares de diversión para todas las edades, en los que cualquier persona puede entrenar piruetas o simplemente deslizarse, con más o menos gracia. Entre los diversos lugares para patinar en el hielo destacamos dos: el primero está justo enfrente de la Casa de la Ópera, en el mercado de Navidad de Bellevue, en la Sechseläutenplatz. Es una de las pistas más populares y, como tiene el edificio de la ópera como telón de fondo, también uno de los más bonitos.

    El otro que recomendamos está muy cerca de la estación, en Gustav-Gull-Platz. Es el espacio Europaallee, un lugar que, además de recibir a los aventureros que deseen desafiar al hielo, acoge también espectáculos profesionales de patinaje artístico. Puede decidirse asimismo por el Polyterrasse, frente al Instituto Federal de Tecnología y flanqueado por una de las vistas más deslumbrantes del casco antiguo de la ciudad. Además de patinaje, concentra otras actividades, como sesiones de cuentacuentos sobre la Navidad.

    Y, en Zúrich, fácilmente somos personajes de los más bonitos cuentos, siempre con un final muy feliz.

    Explore nuestros destinos

    Zúrich
    Suiza Zúrich
    Compras Cultura