resultados
Ciudades más cercanas
    Contenido

    Paraíso en tonos azules y dorados

    Paraíso en Tonos Azules y Dorados

    Al sur, playas con arena fina y dorada que se pierden de vista; al norte, montañas repletas de aire puro con paisajes arrebatadores. Porto Santo es, sin duda, el destino ideal para aquellos que buscan un lugar tranquilo, dueño de una belleza absolutamente extraordinaria.

    Cuando se habla de Porto Santo, se habla inmediatamente de aquello que la dio a conocer como isla dorada: su amplia extensión de playa. Que consta de 9 km de arena fina y dorada, acompañado por un mar azul y tranquilo, la playa de Porto Santo es el lugar perfecto para los amantes del sol y del mar.

    El clima es estable y seco y por lo general lo suficientemente caliente para disfrutar de la playa todo el año. Las temperaturas oscilan entre los 18 °C y los 22 °C; en invierno, durante el día, raramente bajan de los 17 °C, mientras que en verano no suelen pasar de los 25 °C.

    Lema: tranquilidad

    Porto Santo es el lugar perfecto para unas vacaciones en familia o para alejarse de los grandes centros urbanos y el ajetreo de la vida cotidiana. Aquí, tranquilidad es la palabra reinante. Incluso en los meses de verano, cuando hay más visitantes en la isla, es posible que todos disfruten de su propio espacio en la playa, ya que la extensión de la misma es tan grande que cada uno puede disfrutar de toda la intimidad que desee.

    Paraíso a la vista 

    El origen histórico de Porto Santo no está claro, con dos versiones de su descubrimiento. La versión más conocida habla de una tempestad, en 1418, que sorprendió a los marineros de Don Enrique el Navegante, Bartolomeu Perestrelo, João Gonçalves Zarco y Tristão Vaz. Los marineros iban rumbo a otro destino cuando fueron sorprendidos por una tempestad que los hizo desviarse del camino que seguían. Después de días a la deriva, llegaron finalmente una isla a la que dieron el nombre de Porto Santo.

    Otra versión apunta al siglo anterior, en el que después de una violenta tempestad, una embarcación habría encontrado puerto seguro en la isla. Según esta versión, antes de que los portugueses hubiesen iniciado su poblamiento, la isla ya era denominada Porto Santo. Este hecho está relatado en el «Atlas Medicis», sobre 1370. 

    Situado en pleno océano Atlántico, Porto Santo es la segunda mayor isla de la región autónoma de Madeira. Actualmente está habitada por poco más de 5000 personas. Tiene solamente una ciudad, Vila Baleira, que fue elevada a esta categoría en 1996.

    Otro de los aspectos que hacen de Porto Santo un lugar único es el hecho de tener un paisaje tan variado reunido en una superficie tan reducida. Aquí hay mar y ladera de la montaña al lado del otro, en un área de aproximadamente 42km2, repartidos en 11,4Km largo y 6 km de ancho. 

    A medida que nos dirigimos hacia el norte, podemos respirar el aire puro de la montaña y disfrutar de la belleza natural que vamos encontrando, en un ambiente verdaderamente bucólico.

    Fácilmente podrá explorar el interior de la isla de cabo a rabo, y descubrir sus miradores y rincones sorprendentes. Una de las mejores formas para hacerlo es a través de las rutas disponibles. Puede también aventurarse a hacer sus propios itinerarios o incluso alquilar una bicicleta.

    El descubrimiento de monumentos y el impresionante paisaje

    Si decide explorar la isla a pie, hay rutas predefinidas que se pueden hacer: la ruta de la Vereda ruta Pico Branco y Terra Chá, que tiene 2,7 kilometros y tiene una duración de 1h30 a desplazar.

    Durante esta ruta, encontrará diferentes miradores naturales, que le permitirán observar gran parte de la isla de Porto Santo: Calhau da Serra de Dentro, Pico do Concelho, Ilhéu de Cima, Pico do Maçarico, Portela, Rocha de Nossa Senhora, Pico Ana Ferreira, Espigão dos Morenos, Calheta e Ilhéu de Baixo.

    También puede decidirse por la ruta de la Vereda do Pico Castelo que, dependiendo del de los caminos que elija, tiene 3,2 km o 4,6 km, y se tarda hora y media o dos horas y cuarto en recorrer. Este recorrido le da la posibilidad de contactar con la fauna de la isla y observar de cerca diversos tipos de aves.

    Al sur de la isla, entre la arena dorada de la playa, aventúrese en un paseo desde Vila Baleira hasta Ponta da Calheta, uno de los puntos de paso obligatorio, situado en la punta sur. Además del paisaje deslumbrante formado por el azul límpido del mar y los tonos cálidos de la arena, en días de cielo limpio es posible avistar la isla de Madeira desde este punto.

    Es difícil pensar en una forma mejor de aprovechar el final de la tarde Porto Santo que caminar a lo largo de la playa hasta Ponta da Calheta y aprovechar toda la belleza del paisaje, con el sonido de las olas de fondo.  



    Uno de los mejores campos de golf de Europa

    En medio de este escenario absolutamente idílico, los apasionados del golf encontrarán aquí su paraíso. Inaugurado en octubre de 2004, Porto Santo Golfe fue diseñado por el campeón español de golf Severiano Ballesteros, y rápidamente se convirtió en una referencia en el medio, figurando en el Top 100 Mejores Campos de Golf de Europa desde hace varios años.

    Pensado hasta el más mínimo detalle, Porto Santo Golfe se extiende por dos zonas conocidas por su belleza y características únicas: la zona norte se distingue por los diferentes acantilados que la conforman, y la zona sur es conocida por la presencia de varios lagos a lo largo de su curso.

    El campo ha sido estructurado de forma que se integre armoniosamente en el paisaje y respete los ecosistemas, para así conseguir disfrutar de las plantas y de los diferentes lagos existentes.

    Según la organización, el recorrido sur se acerca al estilo de los mejores campos americanos, con varios lagos y la playa como telón de fondo. Requiere un juego largo y preciso. La abundancia de lagos estratégicamente situados es una prueba de la capacidad de concentración del jugador.

    El recorrido norte es apreciado por los altos acantilados que lo conforman, y tiene los mejores ingredientes de los links británicos, con escenarios sorprendentes. Ofrece al jugador un desafío irrepetible. Entre los más carismáticos, se encuentran los hoyos 13, 14 y 15, situados a lo largo del acantilado, y que permiten a los jugadores contemplar magníficas vistas del mar y apreciar la costa.

    La unión entre un paisaje deslumbrante y un trazado exigente hacen del Porto Santo Golfe un campo capaz de atraer tanto a profesionales como a jugadores con menos experiencia.

    Cristóbal Colón vivió aquí

    Entre el sol y caminatas, le sugerimos una visita a Casa Colón – Museo de Porto Santo, en la ciudad de Vila Baleira. Este museo nació a raíz de un curioso hecho histórico: Cristóbal Colón vivió en Porto Santo mientras planeaba uno de los más importantes descubrimientos de la historia: América. 

    A finales del siglo XV, registros históricos demuestran que un explorador había llegado a Porto Santo como representante de los mercaderes de azúcar de su tierra natal, Génova. Ese explorador era nada menos que Cristóbal Colón, que vivió en la isla entre 1479 y 1481. Por esta época, conoció a su futura mujer, Filipa Moniz, una de las hijas de Bartolomeu Perestrelo, explorador y capitán donatario de la isla.

    Fue en Porto Santo donde Cristóbal Colón profundizó sus conocimientos sobre cartografía y navegación y planeó el viaje del descubrimiento de América. La casa en la que vivió entonces fue transformada en la Casa Colón, Museo de Porto Santo, que vale la pena visitar.

    El museo abrió sus puertas al público en 1989. Quien por allí pasa puede descubrir más sobre la expansión marítima portuguesa y sobre Cristóbal Colón, sus relaciones familiares con Porto Santo así como algunos apuntes de referencia de sus viajes al continente americano. El imperio colonial holandés y el galeón de la Compañía de Indias Holandesa «Slot ter Hooge», que se hundió en 1724 al norte de la isla de Porto Santo, también son temas que podrá conocer con más detalle en este museo.

    Aperitivos de la isla

    La gastronomía de Porto Santo está basada en las costumbres rurales de la población que la habitaba y, por norma, se dice que cuanto más cerca se encuentra de los métodos de elaboración tradicionales, más sabrosa es. Aquí, tal como en el resto de Madeira, encontrará los típicos Bolo do Caco y Bolo de Mel.

    El Bolo do Caco, a pesar de que su nombre puede sugerir que se trata de un postre, es en verdad un pan de trigo típico de la región de Madeira, que puede ser consumido como entrante, acompañamiento o como plato principal.

    En Porto Santo no será difícil encontrarse con este pan, pues está presente en las cartas de todos los restaurantes y se sirve en las ferias y fiestas populares.

    El Bolo de Mel, como su nombre permite adivinar, está hecho de miel de caña de azúcar, frutos secos y especias. Está tradicionalmente relacionado con la Navidad y suele ser elaborado solamente en esta época, reservándose hasta el año siguiente, ya que una de sus particularidades es la capacidad de conservarse durante mucho tiempo.  

    Su origen se remonta a tiempos en los que la región de Madeira era una importante productora de azúcar, pero su producción sigue siendo muy común en los días de hoy.

    Explore nuestros destinos

    Porto Santo
    Portugal Porto Santo
    Aventura Playa Romance