Alagoas: azul inmenso

Pequeños pueblos coloridos resguardados por sólidas iglesias ubicadas entre palmeras y árboles tropicales. Zonas de arena blanca que forman charcos de agua tibia y transparente. Quedarse dormido y despertar con el sonido del mar.
Capital feliz


Cuando el avión aterriza, leeremos Uma Aprendizagem ou O Livro dos Prazeres, de Clarice Lispector: “Allí estaba el mar, la más ininteligible de las existencias no humanas”. Es el azul más azul de la región del Nordeste, por lo que el pequeño estado de Alagoas a menudo se compara con el Caribe. El nombre proviene de las numerosas lagunas, ríos e inmenso mar, mientras que la capital, Maceió, disfruta de una extensa línea de costa. La temperatura promedio ronda los 25 grados, templada por la brisa del mar y las cálidas y transparentes aguas.


Esta fue la tierra de los indios Caetés, quienes presenciaron la llegada de las expediciones portuguesas. La madera de Brasil (Brazilwood), la cual dio nombre al país, era una fuente principal del comercio de madera. La primera ocupación se produjo en el pueblo de Penedo, en 1545, a orillas del río São Francisco, que pertenecía a la capitania (división colonial) de Pernambuco. Alagoas finalmente se separó de ella en 1817, convirtiéndose en un centro estratégico para la producción de caña de azúcar y un importante puerto comercial durante el reinado del rey João VI. Su primer gobernador, Sebastião de Mello e Póvoas, desembarcó en el puerto de Jaraguá, donde quedan interesantes plazas y antiguos puestos de inspección y almacenes, que ofrecen cierto romanticismo de fin de siglo.


La iglesia de Nossa Senhora Mãe do Povo tiene vistas a la Praça Dois Leões (una de las estatuas es un tigre), rodeada de casas palaciegas, como el Museo de Imagen y Sonido y el cercano Palácio do Comércio, de estilo neoclásico, que una vez fue el centro judicial y político de la ciudad. Detrás de ellos, una copia de la Estatua de la Libertad estadounidense mira hacia el mar. En el centro, está el Monumento a la República y el Museo Floriano Peixoto en la Praça dos Martírios. Ofrece una colección de folclore y cultura de Alagoas, mientras que la costa es el escenario para las vacaciones de verano, ya sea en la elegante Ponta Verde, la popular Jatiúca, los eventos deportivos de Pajuçara, donde se pueden visitar piscinas naturales, o disfrutar de la aislada Praia do Amor. EN ruta, vemos los puestos de tapioca: “¡Si no lo ha probado, no ha estado aquí! ”, Dice nuestro amable anfitrión, Thiago Tarelli, quién viste una camiseta que dice: “Alagoas le hace feliz”..
Tarjeta postal


Construido sobre una lengua de arena entre Praia do Pontal y Lagoa de Mundaú, el barrio más al sur de Pontal da Barra es uno de los más agradables, un lugar para disfrutar de un buen caldo de sururu y ver la puesta de sol. Sus calles estrechas albergan restaurantes y tiendas que venden la mejor artesanía de Alagoas, y casi todas están encima del agua. Habitada por pescadores y artesanos, es famoso por sus coloridos bordados y encajes (inspirados en las redes de pesca), que se transforman en toallas, almohadas y vestidos. "Los hombres van a pescar y las mujeres hacen encajes", dice Deusa, que hace encajes desde los cinco años, lo que aprendió de su madre, que a su vez aprendió de su propia madre. "Los dibujos y los colores están en nuestra cabeza".


Un poco más al sur se encuentra la primera capital de Alagoas, la antigua Vila de Santa Maria Madalena da Alagoa do Sul, enclavada sobre una colina sobre el mar y que fue fundada originalmente en 1591. Hoy en día, se llama Marechal Deodoro y es patrimonio nacional. Este es el lugar de nacimiento del soldado monárquico que lideró el golpe militar que destronó al rey emperador portugués Pedro II, y que supuso la proclamación de la República en 1889. Vale la pena visitar su casa familiar del siglo XVII y conocer las diversas iglesias, en particular Nossa Senhora da Conceição y el complejo franciscano. Este último está inusualmente dedicado a María Magdalena, y cuenta con el Museo de Arte Sacro, ubicado en un antiguo convento cuyas salas de exhibición solían ser celdas para monjes, que ofrecen una vista de los viejos tejados que conducen al mar. La ciudad pudo haber perdido su estatus a favor de Maceió en 1839; sin embargo, conserva un encanto oculto y perdurable, que recuerda a un pueblo portugués vestido de blanco, con sus casas bajas, colores tropicales, palmeras y árboles de nuez de Brasil. Camine hasta la tranquila bahía de Lagoa Manguaba para refrescarse y admirar el día.
Aguas silenciosas


A media hora en coche hacia el sur llegamos a Barra de São Miguel, un área de pesca y construcción naval que ofrece turismo en varias formas, desde las más animadas hasta las más relajadas y elitistas. Sus aguas están conectadas a las del río Niquim y son muy populares los fines de semana. La playa más animada es Praia do Francês, que se proclama modestamente como la más hermosa del país, pero la mezcla de tiendas, posadas y cafés con terrazas aseguran que sea un lugar concurrido. Lo mejor que tiene son sus millas de arena intacta.


Descendemos silenciosamente la laguna, en una de las pocas reservas de bosque atlántico de Alagoas, para visitar los criaderos de ostras. Sustentada por una pequeña comunidad pesquera, es una de las mejores productoras del país.


Sebastiana, más conocida como Bastinha, coordina estos recorridos organizados por el eco-resort Kenoa. Cubre nuestros brazos y piernas con un aceite floral para mantener a raya a los mosquitos de la tarde antes de ayudar a unos hombres del pueblo a empujar las canoas que nos llevan por la laguna, que era la antigua ruta de evangelización. Nos cuenta que hay siete tipos de marisco, incluidos varios cangrejos amarillos y rojos que viven entre las largas raíces fangosas de los manglares. "Vivimos en este silencio. No se oye nada, excepto un pájaro de vez en cuando", afirma. Solo un trino excepcional y los chasquidos del bosque nos despiertan de una paz tan profunda. Garzas blancas y aves rapaces se zambullen inesperadamente en el agua. Y comemos ostras en los botes, servidas con sal, limón y melaza de miel, regadas con una copa de vino espumoso, mientras el día se desvanece. También hay paseos en lancha desde el puerto deportivo, otra experiencia en Barra de São Miguel. Puede visitar Praia do Gunga para bucear y hacer snorkel, o simplemente deslizarse tranquilamente mientras cae la noche.
Tierra de libertad


Apenas ha comenzado el día y estamos admirando la estatua de Ganga Zumba, que mira al mar en Cruz das Almas en Maceió: “Toda persona negra que huyó de la esclavitud quería volver a su tierra.”, dice nuestro guía Rafael. Ganga Zumba fue el primero de los grandes líderes del gran Quilombo dos Palmares (siglo XVII), en la Serra da Barriga, un símbolo de la resistencia esclavista que tomó vuelo desde las plantaciones de caña de azúcar de Pernambuco (a la que entonces pertenecía Alagoas) y Bahía. Nos dirigimos hacia el interior, atravesando colinas verdes, con ganado que salpica el paisaje como flores blancas.


Además de la agricultura y la ganadería, la industria química, el cemento, el petróleo y el gas natural, esta ha sido un área de fábricas de caña de azúcar desde el siglo XVII; nos encontramos con camiones que dejan una estela dulce y alcohólica. Cuanto más nos acercamos a Palmares, más senderistas vemos al borde de la carretera. Es el Día de la Concienciación Negra, y todos se dirigen a la ciudad.


Ganga Zumba era hijo de la Princesa Aqualtune, hermana del Rey del Kongo, actual Angola, quien llegó a Brasil para ser vendida como esclava reproductora como castigo por liderar la Batalla de Mbwila contra los portugueses. Más tarde, “conduciría a los esclavos que huían a Palmares, que organizó políticamente”, explica Gil, quien nos guía por el Parque Memorial Quilombo dos Palmares, réplica de los mocambos africanos, patrimonio cultural abierto en 2007. "Esta es también una historia de la fuerza de las mujeres." Zumba resistió y negoció un tratado de paz con los portugueses en 1678, pero Zumbi, el líder más famoso de Palmares, no aceptó el trato. “Zumbi nació aquí pero fue capturado de niño y entregado como regalo a un sacerdote, para luego ser bautizado como Francisco. Un día huyó hacia aquí. Criado por Zumba, inició la mayor resistencia de esclavos de la historia. "Se pintó y se vistió como un guerrero africano y sus seguidores hicieron lo mismo, así que nadie sabía quién era". El 22 de noviembre de 1680, fecha de hoy, fue capturado. Entonces, vemos a cientos de personas, muchas vestidas de blanco, celebrándolo. Hay bailes tradicionales africanos y capoeira, y la gente vende tés y baratijas, comida y bebida durante todo el día. En Lagoa dos Negros nos tomamos de la mano y hacemos un círculo, bajo el gran árbol de gameleira, donde los guerreros pedían bendiciones y fuerza. El silencio es mágico. “¿Notaste esa leve brisa?”, sonríe Gil. “La sangre de reyes y reinas africanos corre por nuestras venas.
Milagros de la naturaleza


La Ruta Ecológica de los Milagros abarca tres municipios: 23 kilómetros de Porto das Pedras, seguido de São Miguel dos Milagres y Barra de Camaragibe, al sur del estado. Llevar la barcaza a São Miguel es un viaje en cámara lenta a un lugar muy querido. Nos encontramos con tiendas que venden artesanía local de alta calidad. Vamos al mirador para empaparnos de esas tierras bordeadas de palmeras y mar. Luego, vemos la sencilla Paróquia de Nossa Senhora Mãe do Povo, donde todos son bienvenidos, incluso los perros para que tomen siestas al aire libre. Angélica cuida la iglesia y nos cuenta que fueron los portugueses quienes la construyeron entre 1637 y 1639,(es la tercera más antigua en el estado), mostrándonos una adorada imagen de Nossa Senhora do Carmo, que se remonta a la época en que fue fundada.


Muy cerca se encuentra la Fuente de los Milagros, donde la gente hace cola con damajuanas. El Senhor Benedito viene a buscar agua para que beba y cocine su familia. «Es mejor que el agua mineral». ¿Y hace milagros? «Es una cuestión de fe».


Vale la pena dar un paseo en «buggy» por las playas protegidas, como Toque, Lage, Patacho y Marceneiro. En Lage, hay un túnel verde donde nos reciben familias de pequeños monos sago. Hoy en día es una reserva natural con encantadoras cabañas junto a la playa, un helipuerto, un campo de golf y la fiesta de Fin de Año más popular de Alagoas. Los pescadores de Porto de Pedras dirigen la Asociación de Manatíes, un santuario en el río Tatuamunha donde viven estos mamíferos. Según nuestra guía, están en peligro de extinción «por culpa del hombre y porque la reproducción es difícil (la hembra es la que manda)». Se cree que solo existen 500 en total, y hay alrededor de 45 aquí. La asociación los cría y los devuelve a la naturaleza cuando alcanzan los 200 kilos. Fuimos a observarlos en un paseo en balsa y vimos a cuatro; uno nadaba junto a nosotros: «Es Telinha, acaba de venir a echar un vistazo.

Paraíso terrenal


"Este mar presume desde hace una semana", escuchamos al amanecer en Maragogi, contemplando las turquesas cristalinas y palmeras que se mecen con la brisa de la mañana. Las playas están divididas por ríos y arroyos y las descubriremos en lancha a través de Pontal de Maragogi. El nombre de la aldea proviene del río cercano, Maragui, nombre tupi dado por los indios Potiguara, "el río de los mosquitos o jejenes", pronunciado "Maragogi" por los portugueses.


Alagoas tiene el segundo arrecife de coral más grande del mundo, que suaviza las olas en la playa. Esta área protegida, que cubre 430,000 hectáreas y 120 kilómetros de costa y manglares, alberga una amplia biodiversidad. Las palabras no pueden describir su belleza. Dicen que alrededor de 1500 personas llegan aquí todos los días, lo que puede duplicarse en temporada alta, pero hay reglas. Hay playas para grupos, con zonas de ocio y relajación, y otras para deportes acuáticos. Las piscinas naturales que se forman entre los corales se "cierran" cuando la marea ha alcanzado cierto nivel, "para que la naturaleza se recupere", explica Filipe, nuestro timonel. Las más grandes son Magarogi y Japaratinga, pero todas las playas son increíbles: Burgalhau, Barra Grande, Antunes, Xaréu, Camacho, Dourado. O la tranquila Peroba, la última antes de Pernambuco. Nadamos hasta los arrecifes y nos rodea un banco de peces rayados amarillos, conocidos como peces sargento mayor. Cuando la marea está muy baja, el banco de arena forma un camino hacia el mar. "No es el agua con azúcar lo que nos calma, sino el agua con sal", afirma Filipe. "Aquí, la naturaleza manda". En Maragogi, el mar y el cielo se funden en brillantes tonos de azul; el horizonte es una línea difusa y omnipresente. Somos más grandes y más pequeños. Cuando llegamos a la costa, bebemos agua fresca de coco y comemos langosta, langostinos y piña a la plancha con romero en la Pousada Antonina. Sabe a vida. "Alagoas no es hermoso, Alagoas pervierte", bromea Thiago. Y recordamos un verso de Carlos Drummond de Andrade: "El mundo es grande y cabe en esta ventana que da al mar".


por Patrícia Barnabé

(Ver artículo en UP Magazine, edición de enero de 2020)

Arte Sacro


Uno de los aspectos más destacados del Museo de Arte Sacro, que conserva obras de los siglos XVII y XVIII, es el elaborado altar barroco primitivo; la rara imagen del Cristo jansenista crucificado (perteneciente a la escuela del obispo francés condenado por negar el principio de salvación); y la perspectiva “ilusionista” de Santa Clara de Assis pintada por José Eloy en 1817 en el techo de la entrada.


Indios caníbales


Hasta el siglo XVI, los principales pueblos de los indios Caetés estaban en Barra de São Miguel. Se dice que fueron diezmados por la corona portuguesa por ser caníbales y haberse comido a los supervivientes de un naufragio en 1556, en un viaje que incluía al obispo Dom Pêro Fernandes Sardinha.


Quilombo es...


Una compleja organización social de indios y esclavos fugitivos, así como de forajidos portugueses, cuyo principal objetivo era la libertad. Los quilombolas negociaron con los propietarios de las plantaciones por suministros, como harina de maíz o de yuca, a cambio de armas. “Hay 64 quilombos, pero este es el más grande y famoso de América Latina. Tiene 200 kilómetros cuadrados y 20.000 habitantes. ”, dice Gil.


¡Más pasteles!


En Sequilhos, encontramos las tortas de almidón más famosas, las cuáles han sido elaboradas durante los últimos 37 años por Marlene, quien nos cuenta el secreto mientras cuatro señoras enrollan pequeños y perfectos rollos de masa, con la puerta abierta para el atardecer: “Solo tienen leche de coco, margarina, azúcar, sal y yema de huevo; el almidón es almidón de maíz ”.


Secreto


Pregunte a los pescadores que guían las balsas sobre los mejores lugares para surfear más allá de los arrecifes. Cruz da Almas, Praia do Francês y Jatiúca son famosos. Puedes hacer windsurf y kitesurf, stand-up paddle y kayak en todas partes. Por la noche, sal a pescar mediopico luchador con ellos.


Querido San Antonio


La iglesia de Nossa Senhora da Guia es el resultado de una promesa hecha por navegantes portugueses a la deriva, quienes prometieron construirla si llegaban al continente. Comenzó su vida dedicada a San Benedicto, pero se convirtió en un lugar de culto para San Antonio, el patrón de Maragogi.


Agradecimientos


UP quiere agradecer el apoyo de la Secretaria de Desenvolvimento Económico y Turismo de Alagoas, en especial a Thiago Tarelli, así como a todos sus socios: Costa Azul Turismo, Luck Receptivo, Pontal de Maragogi y Lopana Beach Club.

Inspírese con nuestras sugerencias

Explore nuestros destinos