Marruecos: Errachidia-Ouarzazate

 Marruecos: Tres maravillosos días gastronómicos con el talentoso chef Vítor Sobral.
Primero, una sopa fría de sandía y tomate con aceitunas y dátiles. A continuación, cordero con salsa de berenjena, champiñones salteados y verduras con almendras tostadas. Por último, un pudín de té verde, condimentado con lima, sirope de zanahoria, jengibre y agua de azahar. ¿Qué podría ser más deliciosamente marroquí? ¿Ubicación? El Kasbah Hotel Tombouctou en Merzouga, con comida creada por Vítor Sobral, chef consultor de TAP, y su asistente Sofia Oriana. Magia culinaria en el desierto del Sahara.

El día anterior volamos directamente de Lisboa a Casablanca, partiendo hacia Errachidia, a unos 500 kilómetros al oeste de Marrakech, donde nos recibió una luna alta. Después de un breve descanso, un abundante desayuno y una mañana en el mercado de Rissani, donde nos abastecimos de productos frescos para los platos de inspiración regional, teníamos muchas ganas de ir. (¡Algunos del grupo hicieron más compras, por supuesto! - después de todo estábamos en Marruecos - mientras otros iban en busca de un expreso, al más puro estilo portugués). En el camino hacia el oasis de Tisserdmine - ¿He mencionado la temperatura? Al final de la mañana, la temperatura era de 40 grados centígrados, atenuada únicamente por el aire acondicionado de los jeeps; nuestro joven conductor Hassan nos puso en modo viaje con música marroquí, un aperitivo perfecto para una primera comida en Tisserdmine, en este itinerario diseñado por el Ministerio de Turismo de Marruecos y el grupo hotelero Xaluca con TAP.
Allí arriba

Le estaba hablando de Merzouga. La excelente comida fue una buena preparación para el día siguiente. Salimos de nuevo hacia el desierto y descubrimos en una cantera de fósiles en Arfoud que, hace miles de años, alguna vez el mar estuvo aquí. Visitamos el lago Merzouga y los flamencos, antes de visitar las parcelas de la comunidad bereber, cada familia con su propia parcela de tierra, y los palmerales. Es finales de septiembre, principios de octubre, temporada de cosecha de dátiles. Disfrutamos de un momento de contemplación con té verde y frutos secos, antes de unirnos a la caravana de dromedarios que nos transportó a la duna más alta de Erg Chebbi (las más grandes tienen hasta 150 metros de altura) para ver el atardecer, cerca de Argelia. Desafortunadamente, el sol se escondió detrás de las nubes, pero el ejercicio de equilibrio sobre los camellos, que son muy lentos y dóciles, valió la pena.

¿Y dónde pasar la noche? En carpas pertenecientes a Bivouacs Xaluca (Erg Chebbi), que parecían un tanto surrealistas, ya que cuentan con un baño completo, camas king size, lámparas y muchas alfombras, tanto por dentro como por fuera. Y era fuera donde estaba toda la acción. Junto a la hoguera, había una barbacoa y una enorme barra, donde, una vez más, Vítor y Sofía prepararon una demostración culinaria para nuestra cena. Unos ayudaban, otros hablaban, otros bailaban. La mesa estaba llena de pollo y cordero, ensaladas, cuscús con champiñones, berenjena y garbanzos con coliflor y almendras. ¿Y las estrellas de la noche? ¡Vaya cielo!

¡Acción!

Uarzazat también es conocida como la puerta de entrada al desierto. Dejamos atrás Erg Chebbi y viajamos 350 kilómetros a lo largo de la imponente cordillera del Atlas. Hubo tiempo para los desvíos, que son muy recomendables. Las famosas Gargantas del Dadès, con sus áridos paisajes rojizos que contrastan con los árboles frutales de ribera, es uno de los paisajes más bonitos que he visto en mi vida. También visitamos el Oasis de Skoura, que cruzamos para visitar la Kasbah Amridil.

El escenario natural (y fabricado) de Ouarzazate es famoso. Y probablemente lo hayas visto, aunque sin saberlo, en películas como La joya del Nilo (1985) y El gladiador (2000), o en escenas de la ciudad de Pentos, de la serie Juego de Tronos, entre tantas otras cosas rodadas en los gigantescos Atlas Studios, una empresa fundada en 1983 (inspirada en Lawrence de Arabia, que se rodó en 1962 en la misma zona). Esta diversión fue seguida por un almuerzo en Dar Rita, la casa de huéspedes boutique creada por los hermanos Rita y João Leitão, quienes cambiaron Portugal por Marruecos hace más de una década. João asume el papel de guía y es uno de los mejores compañeros de viaje, una enciclopedia andante de la cultura marroquí. A última hora de la tarde, se disfrutó de la puesta de sol en Aït-Ben-Haddou ksar (aldea fortificada), ¡pero esta vez sin las nubes! El final perfecto.

 

Por Rita Cardoso © up-tap inflight magazine


(Ver artículo en UP Magazine, edición de febrero de 2020)

Inspírese con nuestras sugerencias

Explore nuestros destinos

Casablanca
Marruecos Casablanca
Aventura Cultura Comida Naturaleza
Marrakech
Marruecos Marrakech
Aventura Cultura Comida Romance
Santiago de Compostela
España Santiago de Compostela
Cultura Comida Vida nocturna