Contenido

3 lugares subterráneos para explorar en Nápoles

En el imaginario colectivo, Nápoles sigue siendo hoy en día una ciudad considerada sucia, fea y peligrosa y, quizás por ello, no es uno de los destinos prioritarios de muchos viajeros. No podrían estar más equivocados. Ciertamente, hay mucho que hacer respecto a la limpieza de los espacios públicos, pero lugares como el Museo Arqueológico, la capilla de San Severo, el castillo de Sant'Elmo o el Mercado de Pignasecca, entre muchos otros, dan vida y alma a la ciudad. Ya sea en la superficie o bajo tierra. Es cierto, ¿sabía que existen magníficas atracciones para explorar en el subsuelo napolitano? Estos son tres de esos lugares que no puede perderse.
1

Catacumbas de San Gennaro

Bruxelas
Visitar las catacumbas de San Gennaro fue seguramente una de las experiencias más notables de mi paso por Nápoles. Se trata de un cementerio subterráneo, excavado en la roca porosa de la ladera de Capodimonte, en la zona norte de la ciudad, formado por varias cámaras interconectadas, distribuidas en dos niveles diferentes construidos a lo largo del tiempo bajo tierra.

Las catacumbas fueron restauradas por iniciativa de la comunidad local, que inició los trabajos de recuperación, preservación y apertura al turismo como una forma de mejorar el barrio de Rione Sanità, crear puestos de trabajo y financiar esta misma preservación.

Independientemente de si se cree o no en el milagro asociado a la sangre de San Gennaro, visitar las catacumbas es una de las cosas que realmente debe incluirse en la lista de qué hacer en Nápoles. Además de su arquitectura única, albergan una importante colección de frescos y mosaicos de los siglos IX y X. Así que, ¡no se lo pierda!
1

Galleria Borbonica (Túnel Bourbon)

Ghent
La segunda vez que bajé al mundo subterráneo de Nápoles fue para visitar el llamado Túnel Bourbon —o Galleria Borbonica—. Un laberinto subterráneo con largos pasillos y salones de piedra típicos de un búnker, pero donde se pueden encontrar viejos automóviles y vespas italianas, y algunas reliquias de la Segunda Guerra Mundial.

«La Galleria Borbonica y los ambientes subterráneos circundantes representan una descripción de los últimos 500 años de la historia de Nápoles. Hemos trabajado para rendir honores a quienes han vivido bajo tierra y han realizado magníficas obras, y devolvemos el recuerdo de quienes han sufrido terribles experiencias pero han sobrevivido gracias a este mundo subterráneo», señala la documentación oficial de la galería.

La historia es larga y compleja, pero nada mejor que participar en una visita guiada para comprender que, entre otras cosas, ese espacio ya ha servido de refugio a la población napolitana en tiempos de guerra.
1

Estación de metro Toledo

La renovación de la estación se integró en el proyecto The Art Stations, cuyo objetivo fue dar más luminosidad y belleza a algunas de las estaciones de metro de Nápoles. La obra de Toledo, en concreto, fue concebida por el arquitecto español Oscar Tusquets Blanca con el «agua y la luz» como tema de fondo. Es un gran contraste con el tradicional Quartieri Spagnoli, que habita en la superficie, para mí una de las mejores zonas donde alojarse en Nápoles y una de las más interesantes para explorar a pie.

Es cierto que tan solo es una escalera, pero el efecto visual es tan espectacular que, para mí, vale la pena conocer la estación de metro de Toledo. Es otra más de las atracciones obligatorias del metro de Nápoles.
Por Filipe Morato Gomes / Alma de Viajante

Explore nuestros destinos

Nápoles
Italia Nápoles
Cultura Comida Naturaleza Romance
Ciudades más cercanas
      Seleccione la fecha
      Seleccione las fechas
      Gusta
      Ver versión accesible en Youtube.
      WishList
      Compartir