Contenido

Viajar sola a Israel

Hay una idea preconcebida sobre Israel: que todo su turismo es religioso. Pero es no es cierto. Es un destino que reúne todo para todos los gustos: desde la ruta gastronómica de Tel Aviv hasta flotar en el Mar Muerto; desde los bares de Jerusalén hasta la fortaleza de Massada; y desde el renovado centro de Nazaré hasta las cataratas de la reserva natural de Ein Gedi. Y es un destino donde he encontrado muchas mujeres viajando solas, tal como yo. 
1

Lisboa - Tel Aviv

Bruxelas
Con el vuelo TAP Lisboa - Tel Aviv, ¡descubra primero esta vibrante ciudad! Dedíquele al menos un par de días. Tel Aviv tiene una vida eléctrica y te hace querer hacer un poco de todo: visitas gastronómicas, bares... Pasee por el casco antiguo de Jaffa, el ecléctico y artístico barrio de Neve Tzedek y camine por las espectaculares playas de esta moderna ciudad... si es posible, para disfrutar de su puesta de sol. Por la noche, descubra los bares o sus terrazas en las avenidas. Un consejo para quien viaja sola: si se aloja en hostales, tendrá más probabilidades de conocer a otras personas que también viajan solas. Nacen amistades entre viajeros todos los días.
1

De Tel Aviv a Nazaré

Ghent
En los últimos años, el centro de Nazaré se ha ido renovando, y cuenta ahora con numerosos negocios modernos, aunque también con tiendas que venden artesanía tradicional. Es una ciudad más tranquila que Tel Aviv, pero hay restaurantes, cafés... y es seguro caminar sola por las pintorescas calles de la ciudad donde Jesús creció. Además de conocer todos los puntos religiosos —como la Basílica de la Anunciación o la Fuente de la Virgen María—, desde aquí se pueden realizar diversas excursiones como la del Mar de Galilea, el río Jordán, Haifa, el Monte Tabor y muchas otras. Si está sola, es mejor que se una a otros viajeros en las excursiones. En uno de los paseos que hice desde Nazaret, éramos solo mujeres, todas de diferentes países, viajando solas y hasta la guía era una mujer.
 
1

De Nazaret a Jerusalén

De hostal en hostal, con traslados incluidos, fui de Nazaré a la ciudad que todo el mundo quiere visitar. Si la idea general es que Israel está vinculado al turismo religioso, Jerusalén es su capital, y ello se siente en todas partes. Sin embargo, Jerusalén es mucho más que el Santo Sepulcro, el Muro de las Lamentaciones, la Cúpula de la Roca o el Monte de los Olivos. Aunque todo está relacionado con la religión, un paseo por el casco antiguo nos hace viajar en el tiempo y absorber la riqueza histórica que encierra esta ciudad. Y, a pesar de su agitación, también es muy amiga de quienes viajan solas, dando siempre una sensación de seguridad, tanto de día como de noche. Además de la visita a la Ciudad Sagrada, desde Jerusalén se puede visitar la fortaleza de Massada, pasear y bañarse en las cataratas de la Reserva Natural de Ein Gedi, así como flotar en el Mar Muerto.... todas ellas experiencias inolvidables. 

Y no deje de visitar el moderno mercado de Mahane Yehuda en el centro de Jerusalén, donde hay restaurantes con comida tradicional e internacional, y animados bares que permanecen abiertos hasta tarde. De Jerusalén regresé fácilmente a Tel Aviv (fui en el transfer del hostel), para tomar el vuelo de TAP a Lisboa. ¡Buen viaje!
Por Susana Ribeiro / Viaje Comigo

Explore nuestros destinos

Tel Aviv
Israel Tel Aviv
Aventura Playa Naturaleza
Ciudades más cercanas
      Seleccione la fecha
      Seleccione las fechas
      Gusta
      Ver versión accesible en Youtube.
      WishList
      Compartir